El oso Misha luchando contra el "Imperio del Mal"

Todas las mañanas echo de menos los años de la Guerra Fría, todas las mañanas echo de menos a ese país al que Ronald Reagan denominaba el Imperio del Mal; cuando miraba al otro lado de la Bahía de Cádiz y veía la base de Rota, sólo podía ver un posible objetivo de los misiles intercontinentales soviéticos, y, sin embargo, vivíamos tranquilos, sólo había una amenaza, identificada y personificada en el bloque soviético. Hoy día la amenaza viene de muchas partes y tiene múltiples rostros. Aunque parezca una paradoja, el mundo actual es mucho más inseguro que aquel que vivía bajo la amenaza de la guerra nuclear.

Inseguro y aburrido, como decía alguien que escuché alguna vez en alguna parte: “Contra Franco se vivía mejor”, igualmente podíamos decir que contra los soviéticos se vivía mejor, al menos se hacía mejor música. Eso lo digo porque durante todo este fin de semana no he logrado sacarme de la cabeza una vieja canción de los Beatles: Back in the USSR. No es un tema propagandístico, ni a favor ni en contra de la URSS (bueno, y si lo era ¿qué más da?), pero al menos era divertido y, aunque careciese de elementos políticos que moviesen a desertar  a los ciudadanos del otro lado del Telón de Acero, seguro que los hacía bailar tanto que gustosamente hubiesen abandonado ese Imperio del Mal.

Cubierta del single Back in the USSR

Como en otras ocasiones os incluyo a quí la letra de la canción y un vídeo, en este caso los interpretes no son The Beatles, sino uno de ellos Paul McCartney en un concierto en el mejor de los emplazamientos posibles para interpretar esta canción: la Plaza Roja de Moscú.

A disfrutarlo… Con nostalgia

Back in the USSR

Flew in from Miami Beach BOAC
Didn’t get to bed last night
Oh, the way the paper bag was on my knee
Man, I had a dreadful flight
I’m back in the USSR
You don’t know how lucky you are, boy
Back in the USSR, yeah

Been away so long I hardly knew the place
Gee, it’s good to be back home
Leave it till tomorrow to unpack my case
Honey disconnect the phone
I’m back in the USSR
You don’t know how lucky you are, boy
Back in the US
Back in the US
Back in the USSR

Well the Ukraine girls really knock me out
They leave the west behind
And Moscow girls make me sing and shout
They Georgia’s always on my my my my my my my my my mind
Oh, come on
Hu Hey Hu, hey, ah, yeah
yeah, yeah, yeah
I’m back in the USSR
You don’t know how lucky you are, boys
Back in the USSR

Well the Ukraine girls really knock me out
They leave the west behind
And Moscow girls make me sing and shout
They Georgia’s always on my my my my my my my my my mind

Oh, show me round your snow peaked
mountain way down south
Take me to you daddy’s farm
Let me hear you balalaika’s ringing out
Come and keep your comrade warm
I’m back in the USSR
Hey, You don’t know how lucky you are, boy
Back in the USSR
Oh, let me tell you honey

Esta desafortunada definición del Imperio soviético no es propia (para mi desgracia) sino de un político inexplicablemente exitoso: Ronald Reagan, actor de segunda fila, gobernador de California y presidente de los EE.UU., durante dos mandatos.

El desmoronamiento de la URSS coincidió, parcialmente, con Reagan y con Bush padre en el poder. Sin embargo, fue George Bush padre, quien como presidente de los EE.UU., asistió a dicho hito histórico.

En clase hemos visto reiteradas veces cómo el imperio soviético daba señales alarmantes de desmoronamiento desde los años setenta, pero fue la guerra de Afganistán entre 1978 y 1988 y la llegada de Mihail Gorbachov al poder los que desencadenarían la caída definitiva.

Para este post he escogido una serie de vídeos que os van a ayudar a poner cara a los líderes soviéticos (y rusos) de esos últimos años: Mihail Gorbachov y Boris Yeltsin. Como he dicho muchas veces en clase pensad por un momento que, durante ocho años, éste último fue el presidente de la Federación Rusa y, por tanto, responsable último y garante de las armas nucleares rusas (muchas).

Gorbachov ha sido un líder poco respetado por la historia, especialmente por la de su país, y ello a pesar de haber obtenido el Premio Nobel de la Paz en 1990. En los vídeos que mostramos a continuación podréis ver, en primer lugar, una entrevista realizada por Bernardo Neustadt, presentador de TV argentino, en 1992, poco después de dejar su cargo como presidente de la URSS.

Después de eso, la carrera política de Gorbachov quedó completamente parada, no es extraño que aceptase rodar anuncios para recaudar fondos para su Fundación (Foundation for Social, Economic and Political Research).

No obstante, sin duda, si alguien quiere conocer una “versión española” de Gorbachov tendrá que ver estos dos vídeos:

En este último Gorbachov es protagonista de una canción bastante lamentable, pero bueno, ahí queda.

Boris Yeltsin, oportunista político donde los haya, supo aprovechar el golpe de Estado contra Gorbachov y sus reformas políticas para encumbrase a lo más alto del poder en Rusia y contribuir a la liquidación definitiva de la URSS.

Ya hemos mostrado lo que quedó de Gorbachov después de estos actos, en los que estos líderes liquidaron lo que parecía que iba a ser un imperio eterno. El curriculum de Boris Yeltsin, bebedor consumado, está lleno de “espectáculos” como los que recogen estos vídeos:

En el caso de este otro no hace falta entender ruso para comprender qué le pasa al Presidente de Rusia

No obstante, quizás sea esta la imagen internacional más recordada de Boris Yeltsin

Y al noveno día regresó”.

Siento mucho haber descuidado tanto tiempo el blog, pero las obligaciones al final de los trimestres se multiplican y, bueno, he abandonado un poco esta tarea.

Hoy en clase os he mandado un análisis y comentario de fotos trucadas en la antigua URSS durante el estalinismo, una tarea bastante meritoria en tiempos en los que el photoshop sólo era ciencia ficción. Os traigo aquí un ramillete de fotos trucadas en las que, generalmente, las víctimas eran los posibles rivales de Stalin. Y recordad la máxima, en este caso de George Orwell:

Quien controla el pasado controla el futuro”

 

¡Tururú! (No está trucada, pero es mi favorita)

¡Tururú! (No está trucada, pero es mi favorita)

Bien, como en toda historia, lo mejor es comenzar por el principio. Retrocedamos al año 1917 en plena revolución.

urss_truco_07

urss_truco_08

En la imagen superior, la original, se puede leer (quien sepa ruso) en el cartel de la tienda: “Relojes, oro y plata”; en la imagen superior, en cambio, la leyenda está más de acuerdo con los principios de la revolución: “Lucha por tus derechos”.

Saltamos al segundo aniversario de la Revolución, 1919.

urss_truco_04

urss_truco_05

¡Tachán! Trotsky desapareció. La segunda foto está realizada a partir de 1925, justo después de la caída en desgracia de Liev Trotsky. Stalin ya estaba en el poder y había que borrar cualquier indicio, huella o recuerdo de la cercanía de su rival con Lenin, sólo Iosiff Stalin podía ser su heredero.

1920, en plena guerra civil y durante el enfrentamiento contra Polonia, Lenin arenga a las tropas y a las masas frente al Teatro Bolshoi de Moscú.

 urss_truco_03

urss_truco_02

¡Tatachán,tatachán! Vuelve el hombre invisble: Liev Trotsky, o mejor dicho, desaparece de nuevo en la segunda de las fotos, también retocada después de su caída en desgracia 

1930, un ejemplo más de la paranoia estalinista

urss_truco_13

urss_truco_14

En la imagen superior un transeunte parece indicarle una dirección a Stalin, en la imagen inferior ya no hay nadie cerca de Stalin: ¿quién podría osar indicar ninguna dirección al “gran lider”?

1940

urss_truco_15

urss_truco_16

En las dos versiones Stalin camina junto al canal Moscú-Volga, sin embrgo, en la imagen inferior a Nikolai Yezhov se lo ha tragado la tierra (o el canal, si lo preferís). Las purgas alcanzaban a todos, incluso al que había sido dirigente del NKVD.

 PAra el final ha quedado una imagen histórica que, como diría el gran profeta Chiquito de la Calzada, tiene mas trucos que una película de chinos.

Mayo de 1945, Berlín, los soviéticos han conquistado Berlín y ondean la bandera roja sobre el tejado del Reichstag, ¡de verdad? Veamos:

urss_truco_11

Cielo sin humo, apariencia de clam. Un soldado ondea la bandera roja y un oficial ¡ojo!, con dos relojes de pulsera en la muñeca, le ayuda. Eso no estaba bien, según las autoridades soviéticas aun se combatía en Berlín y sus soldados no robaban y además respetaban a la población civil (¡ja! Que se lo pregunten a las alemanas). Así que a trucar se ha dicho: un poco de humo por aquí,  el resultado:

Le drapeau de la victoire

 Pero el humo no era muy dramático y los relojes seguían ahí y la gente se hace preguntas y las respuestas no suelen ser muy positivas para los defensores de Stalin, así que a ennegrecer el humo, a borrar los relojes. Mucho mejor ¿verdad?

urss_truco_10

Sin embargo, la verdad siempre sale a la luz y desenmascara al mentiroso cuando menos éste lo espera. Yevgeni Jaldei, el fotógrafo ucraniano que tomó esta emblemática imagen, realizó otras tomas desde diferentes ángulos y, en una de ellas se ve con claridad que no había combates, que la gente andaba tranquila por las calles y que, en realidad, esta foto fue un posado.

Posando para la posteridad

Posando para la posteridad

 Como esta otra de Joe Rosenthal (que no era soviético) también posada:

Las barras y estrellas ondeando sobre Iwo Jima

Las barras y estrellas ondeando sobre Iwo Jima

Las marcas visibles del hambre

Las marcas visibles del hambre

Vamos con un asunto que se circunscribe dentro del tema que estamos viendo, una de las consecuencias de la Revolución de 1917 y de la consiguiente guerra civil. Durante 17 meses entre 1932 y 1933, millones de personas fueron asesinadas por hambre en Ucrania; el número exacto de víctimas aún no ha podido ser determinado por los historiadores y demógrafos, ni tampoco sus tremendas consecuencias sobre las posteriores generaciones.

Una vez que Stalin ordena la colectivización de las tierras en 1930 se envía a miembros de choque del partido comunista para “ayudar” en la colectivización. El que se oponía era denunciado y deportado. Los impuestos, pagaderos en granos, se aumentaron exageradamente obligando así, a los campesinos, incorporarse a las granjas colectivas donde estos impuestos eran tres veces menores. La colectivización fue una verdadera guerra declarada por el Estado contra el modelo rural y tradicional. Los campesinos, el 82% de la población soviética, fueron obligados a entregar sus bienes y explotaciones a la colectivización, cuyas pautas de producción eran fijadas por las autoridades centrales.

Tras estallar disturbios y revueltas, rápidamente fue enviado el Ejército Rojo para ahogar la rebelión. Paralelamente la policía secreta inició una campaña de terror con el objetivo de romper el ánimo de los kulaks.  Fue un consciente acto terrorista de un sistema político contra gente pacífica, por cuya consecuencia desapareció no solo una numerosa capa de prósperos y libres campesinos-empresarios, sino también varias generaciones de la población rural. Fueron socavadas las bases sociales de la nación, sus tradiciones, su cultura espiritual y autóctona.

La decisión de utilizar el hambre provocándola artificialmente con la voluntad de “dar una lección” a los campesinos fue tomada en el otoño, en un contexto delicado para el Dictador, con la agudización de la crisis provocada por el primer plan quinquenal y el suicidio de su esposa. El 22 de octubre de 1932, son enviadas para Ucrania y para el Cáucaso del Norte dos “comisiones extraordinarias” dirigidas respectivamente por Viacheslav Mólotov y Lázar Kaganóvich con el objetivo de “acelerar las colectas” y teniendo el apoyo de los más altos responsables de la KGB. Simultáneamente, millares de agentes de la policía política y de paramilitares del partido fueron movilizados para paliar la ineficacia de las estructuras comunistas locales y reprimir cualquier acto de sabotaje. Entre Noviembre y Diciembre, más de 27.000 personas fueron detenidas, el 30% fueron dirigentes de las colectivizaciones y pequeños funcionarios rurales, acusados de haber cometido actos de sabotaje durante  la colectivización.

Por orden de Gobierno se prohibía todo tipo de comercio en las aldeas, se impedía el abastecimiento de productos alimenticios, se perseguía y se condenaba a 10 años de prisión y fusilamiento cualquier forma de utilización del pan, para pagar por el trabajo, en las regiones que no haubiesen cumplido con las cuotas establecidas de entrega de granos. Stalin ordenó sistemáticamente aumentos en las cuotas de producción de comida, lo que se llevó a cabo hasta el agotamiento de los suministros en los graneros ucranianos. La cosecha de trigo de 1933 se vendió en el mercado mundial a precios por debajo del mercado para agotarla. Se calcula que la cosecha de 1933 podría haber alimentado durante dos años a la población de Ucrania, llamada el granero de Europa

Stalin llamando a la colectivización

Stalin llamando a la colectivización

Siendo crítica la situación, el Partido Comunista de Ucrania solicitó a Stalin la reducción de las cuotas de comida, nuevamente se envió al Ejército Rojo para reprender al PC ucraniano. La policía secreta siguió siempre aterrorizando a la población realizando inspecciones aleatorias y apropiándose de toda la comida encontrada, considerada propiedad del Estado. El castigo por robar variaba, desde la muerte al envío mínimo de 10 años a un Gulag. Rápidamente se gestó una hambruna masiva y duradera. Durante los peores momentos se calcula que morían unas 25.000 personas cada día en Ucrania. Desde los países de Europa occidental y EE. UU. los emigrantes ucranianos respondieron enviando cargamentos de comida. La ayuda fue requisada por las autoridades soviéticas. Los gobiernos y la prensa occidental ignoraron durante mucho tiempo los informes sobre las hambrunas que periódicamente se escapaban al control soviético.

Portada de un periódico de Chicago relatando la catástrofe

Portada de un periódico de Chicago relatando la catástrofe

Probablemente, tomando en cuenta los resultados del censo poblacional del año 1937, la pérdida de vidas a consecuencias del agotamiento físico total, del tifus, de envenenamientos gastro-intestinales, canibalismo, represiones, suicidios debido al desorden psíquico y colapso social representaba, en el territorio de Ucrania, según las estimaciones más fiables, del orden de una pérdida total de entre 3 y 3,5 millones de personas. Stalin cimentaba su poder sobre la base de millones de cadaveres de sus propios conciudadanos. Esta masacre no era más que el preámbulo de las terribles matanzas que sobrevendrían en el mundo en los siguientes doce años: los campos de exterminio nazis, el frente ruso en la II Guerra Mundial, el bombardeo de DResde por parte de los aliados, la masacre de Nankin por parte de las tropas japonesas… El lado oscuro de los seres humanos se adueñó del globo durante esos años.

Aquí dejo un video elaborado por el Canal 7 de Argentina sobre el Holodomor

Y otro más compuesto con imágenes del Holodomor y con un tema musical en francés alusivo a esta masacre

Sí, una muda. Y no hablo de ropa interior. Ahora toca una película muda ¡Toma ya!

Después de la sacudida de color, sonido y acción de V de Vendetta ahora toca otro tipo de acción, la de los marineros del Acorazado Potemkin, la del pueblo de Odessa en las escaleras más famosas de la historia del cine. Sólo os pido un favor: respetad y apreciad lo que hoy día está considerado un monumento, una obra de arte.

El acorazado Potemkin

El acorazado Potemkin

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.