¿Libertador o terrorista?

¿Libertador o terrorista?

Hoy hemos tenido sesión doble de V de Vendetta, una distopía, como os decía en el post de la presentación de la película; sin embargo, leyendo el otro día un artículo de Timothy Garton Ash llegué a la conclusión de que hay gente en Gran Bretaña que no ve tan lejano el futuro distópico que se presenta en esa película. Me direis que es un rollo, que pasais de leerlo, etc., pero yo os recomiendo que leais este artículo que os incluyo en el enlace de abajo. Probablemente os identifiqueis con aquellos que tiene miedo a un futuro como el del Londres de V de Vendetta.

La madre de las libertades 

Arrecian las críticas, sube el tono de las protestas, pero como alguien dijo alguna vez: “Ladran, luego cabalgamos”. Después de dos películas en blanco y negro, después de dos comedias clásicas, una referida al ascenso del nazismo y otra a la guerra fría, ahora nos pasamos al color más rabioso, a la acción más furibunda y a un futuro distópico.

Portada de la novela gráfica de Alan Moore

Portada de la novela gráfica de Alan Moore

 Esta película está basada en la novela gráfica del mismo título dibujada por Alan Moore, autor también de Watchmen, de próximo estreno. ¿Qué tiene que ver esta película con la asignatura Historia del Mundo Contemporáneo? Aun cuando pueda parecer que no tiene mucha relación con nuestra materia. La razón está precisamente en ese palabro tan raro que he usado al principio de la entrada: Distopía.

Esta película retrata un futuro posible, donde se nos muestra una Inglaterra convertida en un estado totalitario; toma como punto de partida la conspiración de la pólvora, ocurrida en 1605 y en la que un grupo de católicos fueron detenidos y ejecutados por intentar destruir el Parlamento del Reino Unido con el objetivo de matar al rey Jacobo I y acabar así con las persecuciones religiosas. La trama tiene lugar en un futuro ficticio y muestra a V, un combatiente por la libertad que se oculta bajo una máscara de Guy Fawkes y que persigue la destrucción de este estado fascista ubicado en Inglaterra.

Tenéis otros ejemplos de distopías literarias en 1984, de George Orwell o en Un mundo feliz, de Aldous Huxley, o también en una de las novelas que más me han gustado en los últimos años Patria, de Robert Harris, si bien, esta última está considerada una ucronía. En todas ellas tenemos estados totalitarios que oprimen e idiotizan a las masas. Estas novelas y películas juegan a eso que nos gusta hacer de vez en cuando cunado nos preguntamos “¿Qué hubiese pasado si…?”. Este juego es una actividad muy interesante que algún día pondremos en práctica. Y no os engañéis, hacerlo implica tener conocimiento muy profundos de la materia.

Bueno, me estoy enrrollando. En los próximos día colgaré la ficha de la película y las actividades relacionadas con la misma. El que quiera y lo encuentre que se vaya leyendo la novela gráfica. Os dejo un video para ir abriendo boca.

Por cierto, a ver quién me hace un discurso igual, todito todo con la letra V. Aquí abajo la transcripción:

¡Voilà! A primera vista un humilde veterano de vodevil en el papel de víctima y villano por vicisitudes del destino, este “visage”, ya no más velo de vanidad, es un vestigio de la vox populi ahora vacua desvanecida. Sin embargo, esta valerosa visión de una extinta vejación se siente rediviva y ha hecho voto de vencer el vil veneno de estas víboras en avanzada que vela por los violentos viciosos y por la violación de la voluntad. El único veredicto es venganza, vendetta, como voto, y no en vano, pues la valía y veracidad de ésta un día vindicará al vigilante y al virtuoso. La verdad, esta vichysoisse de verborrea se está volviendo muy verbosa. Así que solo añadiré que es un verdadero placer conocerte y que puedes llamarme V”.

 

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.