Basil Zaharoff

En estos tiempos en que nos declaramos horrorizados por el comercio mundial de armas, ahora que sólo han pasado unos meses desde la aprobación por un tribunal tailandés de la extradición a los EE.UU. de Viktor Bout, también conocido como “el señor de la guerra”, no recordamos que a comienzos del siglo XX hubo alguien bastante peor traficando con armas por todo el mundo: Basil Zaharoff.

También conocido como “el hombre misterioso de Europa” o “la mina de oro del mundo”, llegó a ser uno de los hombres más ricos del mundo en sus tiempos, y eso que en el momento de venir al mundo nada podía augurar un futuro como el suyo. Nacido como Zacharias Basileios, en la ciudad de Mugla, en el antiguo Imperio Otomano, hoy día en la región de Anatolia, en Turquía, en 1849

Durante su infancia fue guía en el barrio de Gálata, en Constantinopla, en aquel entonces el barrio de la prostitución, bombero (pirómano) y cambista (y falsificador) fueron algunas de sus ocupaciones posteriores.

Posteriormente aparece en Londres donde es acusado de ciertas irregularidades en la importación de bienes procedentes de Turquía. A los 24 años está en Atenas donde es recomendado por su amigo el periodista Etienne Skouloudis para ocupar el puesto de representante en Grecia del fabricante de armas sueco Thorsten Nordenfeldt.

Basil Bazaroff (o Zaharoff según Hergé, creador de Tintin)

Trabajando para Nordenfeldt dará sus primeras muestras de diabólico negociante (vamos, un pelotazo). Con la promesa de facilidades de pago, Zaharoff logró vender un submarino los griegos al que la US Navy atribuía “movimientos peligrosos y excéntricos”. Luego convenció a los turcos de la amenaza que suponía para ellos el submarino griego, y les vendió dos unidades. Después, persuadió a los rusos de que en el mar Negro había ahora una grave amenaza, y éstos compraron también dos. Ninguna de estas unidades navales llegó a entrar en batalla. Uno de los submarinos turcos se hundió cuando intentó disparar un torpedo y se desestabilizó durante unas prácticas.

Durante la década de los ochenta intervino para sabotear cualquier demostración de las ametralladoras Maxim ante los principales ejércitos europeos, su intervención fue lo suficientemente decisiva como para forzar a que Hiram Maxim aceptase fusionarse con Nordenfeldt y con Zaharoff como principal agente comercial.

En los años en que Zaharoff saboteaba a Maxim, Isaac Peral diseñaba y construía el primer submarino de la historia que navegó sumergido, con buen gobierno y que disparó torpedos, dentro y fuera del mar. Zaharoff, tuvo conocimiento, con asombrosa rapidez, de los trabajos del joven inventor y oficial de la Armada española. Previamente a la autorización de las obras, ya había inspeccionado en persona, los planos y la memoria que el inventor había entregado al ministerio de Marina español, en las dependencia del propio ministerio. Más adelante, y coincidiendo con la presencia de Isaac Peral en Londres, trató, infructuosamente, de entrevistarse con él. Peral rehusó por dos veces, pero ante la insistencia, accedió a entrevistarse con el dueño, Nordenfelt, quién le propuso asociarse con ellos o que le vendiera, por separado, la patente del servomotor de estabilidad. Isaac Peral rechazó ambas ofertas y firmó, sin saberlo, su sentencia en ese mismo instante.

Sumergible Peral

El inventor español, al igual que Maxim, sufrió cuatro sabotajes durante las pruebas (el primero de ellos, en la prueba previa, en presencia de la jefatura del estado español), pero, Peral, más precavido que el norteamericano, salió airoso de todos ellos. Pese a ello, Zaharoff, consiguió interponerse entre el inventor y su propio gobierno, y obtuvo, al final, un fallo del gobierno español en contra del invento del submarino, con lo que desarmó a España para el conflicto bélico que ya se perfilaba en el horizonte (la Guerra hispano-norteamericana de 1898).

De sus múltiples visitas a España en esos años no sólo obtuvo réditos en su enfrentamiento con Peral, también logró hacerse con una de las mejores fábricas de armas de España la Euskalduna, de Soraluce en Guipuzcoa; firmó numerosos contratos para la venta de armas al gobierno español y estableció una relación amorosa con María del Pilar de Muguiro y Beruete, que le franqueó muchas puertas. Pilar era hija del poderoso banquero Fermín Muguiro, hombre fuerte del régimen y amigo personal del jefe del partido conservador español y sobrina de Segismundo Moret, caudillo del progresismo español y mano derecha del jefe del partido liberal. Desde su recién adquirida empresa de armas española se dedicó a estafar al gobierno español vendiéndole armas inservibles o de escasa utilidad; a continuación vino la Constructora Naval y, poco después, la Sociedad Española de Construcciones Navales, adjudicataria, por parte del Gobierno español, del monopolio de la construcción naval y de todos los astilleros españoles. Este fabuloso negocio era muy sospechoso de prevaricación. Oficiales jurídicos de la Armada española denunciaron al propio gobierno por dos presuntos delitos de prevaricación. El gobierno actuó con especial crueldad contra los oficiales hostiles al decreto: fueron destituidos el Jefe del Estado Mayor Central y el Jefe de la Asesoría Jurídica de la Armada y cientos de oficiales fueron encarcelados y separados del Cuerpo. El poder de Zaharoff sobre España se prolongó hasta su muerte, que coincidió con el comienzo de la Guerra Civil de 1936. Además, como quedó acreditado durante la Comisión Nye del Senado americano de 1934, Zaharoff cobró cuantiosas comisiones en las transacciones que se hicieron entre empresas extranjeras y el gobierno español (por ejemplo, cobró entre un 5 y un 7% de los submarinos americanos vendidos a España, durante todos estos años).

Hacia 1897 la empresa Maxim-Zaharoff se había vuelto un bocado bastante goloso para los grandes fabricantes de armas, quien definitivamente se haría con ella fue la británica Vickers, lo que no supuso, precisamente, la salida de Zaharoff de la misma. El arranque del siglo XX fue el del gran rearme de las grandes potencias y, como no, Vickers y su agente comercial principal, Zaharoff, estaban allí para satisfacer todos sus deseos.

SMS Helgoland, de la Armada Imperial Alemana. Las armadas nacionales fueron el símbolo de la carrera de armamentos en los años previos a la I Guerra Mundial

Vickers Limited proveyó sobre todo a la Royal Navy, pero también a la Marina Imperial Alemana (a través de la empresa Paul von Gontard, controlada en secreto por Vickers), e incluso a la Rusa bastante depauperada tras la derrota frente a los japoneses en 1905. Para vencer el chauvinismo ruso Zaharoff no dudó en crear un complejo industrial-armamentístico, Tsarytsin, para mantener la apariencia de una producción nacional rusa. Al mismo tiempo Zaharoff fue expandiendo sus intereses a otras áreas de negocio, pero ligados de un modo u otro a la fabricación y venta de armas: adquirió la banca Union Parisienne, tradicionalmente ligada a la industria pesada; también logró hacerse con el control del diario Excelsior, partidario del rearme francés de principios de siglo.

Cartel patriótico de la Banque de l'Union Parisienne

Los reconocimientos sociales no tardarían en llegar: obtuvo la Legión de Honor por crear un albergue para marineros jubilados; ascendió hasta oficial de dicha condecoración al crear una cátedra de Aeronáutica (Vickers fabricaba aviones y dirigibles) en la Universidad de París; por fin, el 31 de julio de 1914, día del asesinato de Jean Jaurés (político socialista contrario a la guerra), Raymond Poincaré le concedía el grado de Comandante de la Legión de Honor.

Hacia 1915, después de haber fabricado ingentes cantidades de armamento, Zaharoff mantenía estrechas relaciones con Lloyd George y con Aristide Briand, ambos primeros ministros en sus respectivos países (Gran Bretaña y Francia); su activismo a favor del bando de la Entente durante la I Guerra Mundial llegó al extremos de emprender acciones para forzar la entrada de Grecia en la guerra de parte de los aliados, algo tremendamente complicado teniendo en cuenta que el rey Constantino I de Grecia pertenecía a la familia Hohenzolern, la misma del Kaiser Gullermo II de Alemania. La actitud pasiva del rey griego y su alineamiento pro germánico provocaron un serio enfrentamiento con el primer ministro Eleftherios Venizelos y la salida del país por parte del rey.

Venizelos pasando revista a tropas griegas en el frente macedónico en 1918

La conclusión de la I Guerra Mundial no fue el final de los negocios de Zaharoff, forzó a Venizelos a mantener la lucha contra los turcos con la finalidad de hacerse con una buena porción del extinto Imperio Otomano; sólo la intervención de Francia y Gran Bretaña forzando a la firma del Tratado de Sèvres detuvo esta extemporánea prolongación de la Guerra Mundial. El Tratado era bastante injusto para Turquía, contra él se levantó el movimiento de los Jóvenes Turcos y, sobre todo, el Pasa (comandante) Mustafá Kemal, más conocido como Atatürk.

Ataturk (en el centro)

Derrotado Venizelos por los partidarios del rey aun convenció Zaharoff al rey para que atacase a los turcos e invadiese Anatolia, el ejército griego iba poderosamente armado con material suministrado por Vickers y, por supuesto, Zaharoff. Pero tras provocar grandes matanzas de civiles fueron rechazados y derrotados por el ejército turco comandado por Mustafá Kemal.

Se le acusa de haber provocado la Guerra del Chaco  (y armado a los dos países contendientes) entre Bolivia y Paraguay, un hecho que es recogido en el álbum de Tintin La oreja rota. Uno de los peores y más inútiles conflictos regionales de la Historia Contemporánea.

Bazaroff haciendo negocios

En lo personal, Zaharoff finalmente se casó con su amante la española Maria del Pilar de Muguiro y Beruete, hecho que aguardó durante treinta años hasta que ésta enviudó de su esposo Francisco de Borbón y Borbón, I Duque de Marchena. Logró hacerse con el Casino de Montecarlo haciendo de éste un lugar bastante rentable; finalmente falleció en noviembre de 1936.

Un tipo fascinante, no obstante, me quedó con el speech de Yuri Orlov (Nicholas Cage) en los primeros minutos de El señor de la guerra. [aquí dejo el vídeo]