El "valeroso" Alfredo Astiz se rinde a los británicos

Para este post sobre la Guerra de las Malvinas (o Falkland para los británicos)podría haber escogido cualquier otra imagen, al fin y al cabo es una guerra bastante fotografiada y filmada para TV, sin embargo, he preferido insertar esta otra para mí bastante más significativa. En ella se recoge el moemnto en el que el “valeroso” Alfredo Astiz, oficial comando de élite de las Fuerzas Armadas argentinas se rinde a los británicos. Astiz, torturador y asesino en la Escuela de Mecánica de la Armada argentina se rindió a las autoridades militares británicas sin disparar un sólo tiro.

Si hay una guerra verdaderamente inútil en el siglo XX esa es la de las Malvinas. La causa inmediata fue resultado de una prolongada confrontación diplomática con respecto a la soberanía de estas islas del Atlántico Sur, tomadas por la fuerza en 1833 y dominados desde entonces por el Reino Unido. Actualmente Argentina los sigue reclamando como parte integral e indivisible de su territorio y, de hecho, los incluye como parte de su Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Ninguno estos dos estados declaró oficialmente la guerra y la lucha se limitó, en gran medida, a los territorios en disputa y el Atlántico Sur. El conflicto se caracterizó por ser considerado por Argentina como la re-ocupación de su propio territorio, y por el Reino Unido como una invasión de un territorio dependiente británico.

Mapa de las Malvinas en el Atlántico Sur, con indicaciones de las reclamaciones británicas

No voy a entrar aquí en disquisiciones acerca de la guerra, las diferentes operaciones y los éxitos y fracasos de cada uno de los contendientes, ya han pasado más de  25 años desde entonces y mucho se ha escrito sobre ello. Lo cierto es que, probablemente, esta guerra no habría tenido lugar de no haber vivido Argentina inmersa en una dictadura que arruinaba a la nación, tampoco de no haber sido Margaret Thatcher la premier británica, ansiosa por demostrar al mundo (ya sí misma) lo dura que era (como demostraría un par de años más tarde durante la huelga de los mineros de su país).

Portada de Newsweek durante la guerra de las Malvinas: El Imperio contraataca

Lo cierto es que esta guerra dejó profundas huellas: culturales, económicas, sociales… en Argentina y en Gran Bretaña; este conflicto ayudó a derribar la dictadura, convirtió cada enfrentamiento deportivo entre ambas naciones en algo de características muy diferentes; por ejemplo, le dio una dimensión casi heroica al gol de la “mano de Dios” de Maradona en el Mundial de México de 1986.

Enlace a una fotogalería publicada en el diario El País con motivo del XXV aniversario de este conflicto

No bombardeen Buenos Aires

No bombardeen Buenos Aires
No nos podemos defender.
Los pibes de mi barrio se escondieron en los caños
Espían al cielo
Usan cascos, curten mambos
Escuchando a Clash.
Estoy temiendo al rubio ahora
No se a quién temeré después.
Terror y desconfianza por los juegos
Por las transas, por las canas
Por las panzas, por las ansias
Por las rancias cunas de poder
Cunas de poder
Si querés escucharé a la BBC
Aunque quieras que lo hagamos de noche
Y si quieres darme un beso alguna vez,
Es posible que me suba a tu coche.
Pero no bombardeen Buenos Aires.
No quiero el mundo de Cinzano
No tengo que perder la fe
Quiero treparte pero no pasa nada
Ni siquiera puedo comerme un bife y sentirme bien.
Los ghurkas siguen avanzando
Los viejos siguen en TV
Los jefes de los chicos
Toman whisky con los ricos
Mientras los obreros hacen masa
En la plaza como aquella vez
Como aquella vez
Si querés escucharé a la BBC
Aunque quieras que lo hagamos de noche
Y si quieres darme un beso alguna vez,
Es posible que me suba a tu coche.
Pero no bombardeen Barrio Norte!

Brothers in arms

These mist covered mountains
Are a home now for me
But my home is the lowlands
And always will be
Some day you’ll return to
Your valleys and your farms
And you’ll no longer burn
To be brothers in arm

Through these fields of destruction
Baptism of fire
I’ve watched all your suffering
As the battles raged higher
And though they did hurt me so bad
In the fear and alarm
You did not desert me
My brothers in arms

There’s so many different worlds
So many different suns
And we have just one world
But we live in different ones

Now the sun’s gone to hell
And the moon’s riding high
Let me bid you farewell
Every man has to die
But it’s written in the starlight
And every line on your palm
We’re fools to make war
On our brothers in arms

Partamos de una premisa: el título de este post es una falacia, vamos que es una mentira mentirosa. Los Pink Floyd jamas estuvieron en esa batalla y, sin embargo, el efecto de la misma puede sentirse en su obra… al menos en la de uno de sus componentes, Roger Waters. En dicha operación militar falleció el padre de Waters, Eric Fletcher Waters, segundo teniente de la Compañía C del 8º Batallón del Regimiento de Fusileros Reales de la Ciudad de Londres. Esa muerte en combate tuvo lugar el 18 de febrero de 1944.

Cuando esto ocurrió Roger Waters sólo tenía cinco meses de edad; lo verdaderamente llamativo de la muerte de Fletcher Waters reside en su conciencia y militancia política. Previamente a la guerra se declaró abiertamente pacifista desde una perspectiva cristiana, fue declarado exento del servico militar al ser considerado objetor de conciencia; sirvió como conductor de ambulancias en Cambridge. Poco a poco fue oscilando hacia posturas más izquierdistas incluso hasta la militancia en el Partido Comunista Británico. Se volvió más antifascista y reconsideró su postura hasta el extremo de abandonar el pacifismo y luchar contra los nazis con las armas en la mano, para lo cual se alistó, y, como dije antes, falleció en combate, sin que fuese jamás encontrado su cadaver.

La de Anzio fue una de las batallas más duras del Frente del Mediterráneo o de la campaña de Italia durante la II Guerra Mundial. Tuvo lugar entre el 22 de enero y el 24 de mayo de 1944 y formaba parte del empeño aliado por alcanzar Roma lo más rapidamente posible. Tuvo lugar en paralelo a la batalla de Montecassino, donde murieron más de 54.000 soldados aliados y en torno a unos 20.000 soldados alemanes.

Todo esto viene a cuento de una de las canciones del album The final cut, del año1983; una de las obras más personales de Waters, lleno de contenidos antibelicistas, con letras abiertamente dirigidas contra la Guerra de las Malvinas. En dicho disco se incluye una canción empleada ya en el film The wall, When the Tigers broke free, en la que se hace una narración de la muerte del segundo teniente Fletcher Waters, cuando el alto mando británico se negó a que Fletcher y sus compañeros se rindiesen a un grupo de tanques Tigre alemanes.

When the Tigers broke free

  It was just before dawn
One miserable morning in black ‘forty four.
When the forward commander
Was told to sit tight
When he asked that his men be withdrawn.
And the Generals gave thanks
As the other ranks held back
The enemy tanks for a while.
And the Anzio bridgehead
Was held for the price
Of a few hundred ordinary lives.

And kind old King George
Sent Mother a note
When he heard that father was gone.
It was, I recall,
In the form of a scroll,
With gold leaf and all.
And I found it one day
In a drawer of old photographs, hidden away.
And my eyes still grow damp to remember
His Majesty signed
With his own rubber stamp.

It was dark all around.
There was frost in the ground
When the tigers broke free.
And no one survived
From the Royal Fusiliers Company C.
They were all left behind,
Most of them dead,
The rest of them dying.
And that’s how the High Command
Took my daddy from me.

Aquí el vídeo, para no perder la costumbre

Pd.: Al concluir este post he visto que a mi madre le sucedió algo parecido; su padre falleció en combate durante la Guerra Civil española en 1937, sin que hasta la fecha hallamos encontrado sus restos; en aquel entonces mi madre sólo tenía dos meses de edad, como Roger Waters mi madre jamás pudo conocer a su padre… Ni tampoco yo a mi abuelo.

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.