Bialystok bajo la lluvia

Es cierto, un  grado centígrado de temperatura y humedad relativa del 97%  no es el clima ideal, pero un 16 de octubre a 26 grados tampoco lo es. Echo de menos pasear abrigado bajo la lluvia.

Un mural en Varsovia

Una casa de madera en Bialystok

Una casa de madera en Bialystok

El cielo de Varsovia al atardecer

Un plano en relieve de Stare Miasto, Varsovia

La sirena, el símbolo de Varsovia

Our Comenius partners

 

Al fin se acaba, bueno, al menos la estancia en Bialystok. Aun nos queda un largo regreso a casa: Varsovia-Zurich-Madrid-Cádiz, la parte final conduciendo hasta casa desde Madrid.

Estación de ferrocarril de Bialystok. Punto de partida de nuestro regreso a casa

Han sido cuatro días agotadores, quizás pueda parecer contradictorio con lo que he dicho en entradas anteriores, pero, ciertamente, no se descansa igual que en casa, te enfadas con la informalidad de tus socios europeos, con su ineficacia y piensas que tú lo habrías hecho de otra manera. Este Comenius parecía inacabable. Al mismo tiempo ya piensas en regresar a casa, al trabajo diario en el aula y, todo ello sin dejar de reflexionar sobre lo que has visto: un sistema educativo muy diferente al de donde tú procedes, donde los profesores son contratados después de haber respondido a anuncios en prensa, donde los sueldos los profesores están muy por debajo de los españoles; por malo que sea tu centro educativo en España siempre estrá mucho mejor que este que hemos visitado en  Bialystok.

Un pasillo en la Zespol Szkol nr 17, de Bialystok

Un pasillo en la Zespol Szkol nr 17, de Bialystok

Un aula de esta escuela polaca

 Y, sin embargo, todos están entregado a su trabajo, con mucha dignidad, a pesar de los ataques, tropelías y decisiones dignas de sátrapas de los políticos (los suyos y los nuestros), jaleadas por los paniaguados de la prensa más reaccionaria. Nuestra visita se llevó a cabo en el Día Nacional de la Educación, la manera bastante diferente a la nuestra de cómo en Polonia se entiende un Homenaje al Maestro.

Echaremos de menos a nuestros nuevos amigos de Polonia, Turquía, Rumanía, Croacia y Alemania. ¡Hasta marzo de 2012 en Jerez!

Seguiremos informando

 

Plaza del Mercado, Stare Miasto, Varsovia, 13/X/2011

Sorprende llegar a una estación de tren y no oír ruidos, gritos, ni nada semejante. No, no era un pueblo, era la Estación Central de Varsovia; sin embargo, aun sorprende más oír esta frase en un claro y meridiano español: “estoy harta de oír a españoles”. No, no fue pronunciada por ningún extranjero rencoroso, sino por una señora española, sentada cerca de quien escribe esto, en una terraza de Stare Miasto, en Varsovia.

Hasta ese momento no había oído yo a nadie hablando en español en toda Varsovia y a lo largo de las casi diez horas que pasamos allá no oí a más de diez personas, aparte de a mis dos compañeros. Fue un día de lo más completo, en el que casi no paramos de caminar y en el que nos sorprendimos cada paso que dimos en este bellísima ciudad vieja de Varsovia.

Vista aérea de Stare Miasto

El día no podía concluir sin la actividad que teníamos planteada, que noera otra más que acudir al Instituto Cervantes de Varsovia, donde mi compañero Kiko tenía que contar un cuento a los alumnos del nivel superior de aprendizaje del español. Nos sorprendió la magnitud del centro de enseñanza en cuestión y, ciertamente, fue un motivo de orgullo patrio, al menos en lo cultural.

El tren de Varsovia intercity PKP

Al final llegamos a la carrera a la Estación Central donde debíamos tomar el tren de regreso a Bialystok, una antigualla que saldría, definitivamente, con una hora de retraso. Mucho tiene que cambiar en este aspecto para la Eurocopa de 2012.

Seguiremos informando.

Panorámica desde nuestro meeting room en Bialystok

Espero que no ocurra en todos, pero este Comenius partnership está sufriendo un ataque de locura otomana. A esta reunión en Polonia han venido ¡ocho! 8 turcos, de los que siete sólo hablan turco y el único angloparlante es un tipo que sólo susurra, con lo cual nos perdemos todo lo que dice, con el agravente de ser él, además, el coordinador de todo este montaje.

Sólo se oye él mismo. Mientras tanto sus compañeros se levantan uno tras otro a hacerse fotos mientras los demás tratamos de llegar a algún punto en común, a veces no se trata de fotos, simplemente se hablan de una parte a otra de la sala a voz en grito interrumpiéndolo todo. De repente el director de la escuela turca le dice a una de las dos profesoras que forman parte de su grupo que le traiga un té… ¡y ella se lo trae!

Locura otomana I

Locura otomana II

Locura otomana III

Locura otomana IV

Nuestro inefable coordinador

El golpe de efecto definitivo llega cuando el coordinador interrumpe la explicación de cualquiera de nosotros para efectuar una traducción al turco, ¡genial! lo mejor para hacer operativas las reuniones. O sencillamente le viene a la cabeza una idea que no tiene nada que ver con lo que se está discutiendo, nos manda a callar y suelta su parrafada inaudible.

Pudiera parecer que les tengo fobia; no es cierto, soy un admirador de su cultura y de muchas de sus tradiciones. Me parece un país muy interesante que aun tiene mucho que decir en el contexto internacional, pero creo que nos han mandado a una pandilla de impresentables. ¡Por menos de esto fuimos a Lepanto en 1571!

La Battaglia di Lepanto, Paolo Veronese

Seguiremos informando.

Panorámica de la sala de reuniones en Bialystok

 Hoy, al fin, he entendido por qué la UE no funciona. Hoy he visto cómo es imposible poner de acuerdo a representantes de seis países de Europa (un grupo procedía de Turquía, aunque dicho sea de paso no es la razón de nuestra ineficacia como grupo).

Amanecía un día estupendo en este remoto lugar de Europa. Desde mi habitación la mañana prometía ser espectacular, no obstante, muy pronto, nada más presentarnos y colgarnos las chapas identificativas comenzó a ponerse gris la mañana.

El cielo de Bialystok a las 7:45 del 11/X/2011

No creo en los presagios, pero aquel gris de la mañana, realmente no presagiaba nada bueno. Poco después empezaba a llover. La reunión fue un reflejo de lo que son las reuniones de nuestros políticos en Bruselas; en cierto modo parecía el clásico chiste: “Estaban un turco, un croata, un alemán, un rumano, un polaco y un español en una sala de reuniones…” Y entre todos ellos parieron un desacuerdo. Por otra parte, fue un reflejo de la proverbial ineficacia europea: tres horas en las que no se decidió nada, ni nuevo ni útil (estas tres horas le parecieron excesivas a nuestra anfitriona polaca, a pesar de una parada de media hora para tomar café y de otra para un almuerzo de más de una hora).

Palacio Branicki, Bialystok, martes 11/X/2011, 15:00

Lo único claro es que los próximos anfitriones somos los españoles. Habrá que currárselo y demostrar que aquí somos organizados y eficaces… Cuando queremos.

Seguiremos informando

Empiezo pidiendo disculpas por haber abandonado este blog durante tantas semanas, pero al no tener contacto con mis bachilleratos me he vuelto un poco indolente. A cambio voy a narrar durante unos días aventuras en primera persona.

La última etapa de nuestro trayecto: Varsovia-Bialystok

Me he largado de Comenius, voy con dos compañeros de mi actual IES a un meeting en la frontera Noreste de Europa, en Bialystok, Polonia a unas decenas de kilómetros de Bielorrusia, la última dictadura europea; nos vamos a reunir con compañeros procedentes de Alemania, Croacia, Polonia, Rumanía y Turquía.

Palacio de la Cultura, en Varsovia. Lunes 10/X/2011, 18:00

Nuestro viaje empezó a las 23:00 del domingo 9 de ocutbre, después de seis horas de coche hasta Madrid, un vuelo a Frankfurt, otro más desde allá a Varsovia y cuatro horas más de autobús llegamos (¡por fin!) a Bialystok, en total han sido 22 horas de viaje (hubiésemos tardado menos en llegar a un destino en la costa Este de América).

Mapa de la Gran Llanura europea

Una cosa sí me ha quedado clara: la magnitud de la Gran Llanura europea, ese inmenso espacio llano que atraviesa el Norte de Europa desde el Mar del Norte hasta los Urales…. ¡sin una maldita cuesta en todo ese camino! creo que ahora la puedo describir con todo detalle a mis alumnos.

Seguiremos informando.

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.