Perdón por la futilidad de esta entrada. Realmente tendría que descargar toda mi bilis contenida contra los piratas que asaltan barcos en aguas internacionales y, en nombre de la seguridad del estado, matan a civiles desarmados. Pero no,  no tengo ánimos.

Me inclino por hacer una de mis reflexiones paranoicas acerca de una de esas noticias que están medio escondidas en los diarios. Según leo en varios periódicos, en la ciudad de Gotinga, en Alemania, han muerto tres artificieros cunado trataban de desactivar una bomba de 500 kilos, de la Segunda Guerra Mundial .

Artificieros en acción

Y yo me pregunto, ¿se pueden considerar víctimas de ese conflicto?

Desgraciadamente el pasado y su legado de muerte y destrucción nos visita de vez en cuando, trayendo los peores efectos de aquellos tiempos.

(Pd.: Menudo elemento el tipo del margen de la foto, ¿querrá matar de un susto a su compañero de la zanja?)

Noticia completa en el diario El Mundo

Sobre bombas enterradas, diario El País