Nada es mejor que ser feliz al trabajar, disfrutar con tu tarea cotidiana, que tu trabajo te guste. Durante muchos años trabajé en algo que odiaba con todas mis fuerzas y reconozco que aquello fue un verdadero suplicio día tras día. No obstante, aquello me hizo más fuerte y ahora, en perspectiva, me ayuda a superar momentos difíciles en esto de la enseñanza.
Estas reflexiones vienen al hilo del artículo que he leído en la web en español de la BBC, son las Confesiones de un verdugo en China. Leyéndolas uno descubre que matar por encargo… del Estado es también un trabajo que trae satisfacciones y es motivo de orgullo para algunos.
¡Hala! a leerlas, y recordad a Blancanieves:

Un pequeño recordatorio: El asesinato como castigo

“This is London calling…” o en la lengua de Cervantes “Londres al habla…” y de fondo musical los primeros compases de la Quinta sinfonía de Beethoven. Todos aquellos que ansiaban al derrota del nazismo aguardaban expectantes el comienzo de estas emisiones; radios ocultas en Lyon, en Praga, en Amsterdam, en Wroclaw o…en Berlín se sintonizaban para poder seguir albergando esperanzas de ver derrotado al enemigo. Esta era la fórmula empleada por los informativos radiofónicos de la BBC de Londres en sus enisiones destinadas no ya a Gran Bretaña, sino a todo el mundo libre o en lucha por sacudirse el yugo nazi. Todos aguardaban ese momento, ese sonido y esa voz que anunciaba noticias desde Londres.

El 7 de diciembre de 1979, cuarenta años después de comenzar la guerra en Europa, el mismo día que treinta y ocho años antes los Estados Unidos habían sido atacados por los japoneses en Pearl Harbour, la voz de Joe Strummer, cantante de The Clash, iniciaba una angustiosa y heladora llamada “London calling…”  Ya no había guerra, pero la población mundial vivía temerosa ante un conflicto o un accidente que se aniquilase la vida en el planeta Tierra. En marzo de 1979, la central nuclear de Three Miles Island, en Pennsilvania, EE.UU., sufrió una fusión parcial del núcleo del reactor. Siete años antes de Chernobyl, este accidente mostró a la humanidad los riesgos de la energía nuclear.

 

Paul Simonon, de The Clash, afinando su bajo a golpes

Paul Simonon, de The Clash, afinando su bajo a golpes

Aquel fue un accidente sin víctimas, pero el coste económico del mismo fue elevadísmo, más de 975 millones de dólares. Las tareas de limpieza se prolongaron durante más de una década y la confianza en este tipo de energía cayó en picado. Joe Stummer, el cantante de The Clash decía sobre aquel momento:

Sentimos que luchábamos por no resbalarnos cuesta abajo, agarrándonos al suelo con las uñas. Y no había nadie más para ayudarnos”

La letra de esta canción refleja también las preocupaciones internas de un grupo que vivía una situación desesperada: endeudados y sin manager, enfrentados a su discográfica y viendo como el boom del punk londinense se estaba acabando. A diferencia de otros grupos punk, The Clash no comulgaba con el nihilismo propio de este estilo de música y vida, ellos se movían en una esfera ideológica izquierdista, apoyaban a grupos como el Frente Sandisnista de Liberación Nacional de Nicaragua; pedía a la juventud de su época que tomase partido, que se movilizase. The Clash no vivió aislado en su estrellato, solían reunirse con sus fans al concluir sus conciertos, las entradas a los mismos se vendían a precios razonables y, además, se empeñaban en el lanzamiento de discos dobles o triples, exigiendo a su discográfica que éstos se vendiesen como si fuesen álbumes sencillos, pagando ello la diferencia de precios

Por último una curiosidad, hay un verso en la canción: “London is drowning/And I live by the river” (“Londres se está inundando y yo vivo junto al río”) que habla del miedo a un desbordamiento del Támesis y que éste inundase la ciudad; un miedo que asociamos más con este momento que vivimos hoy día, preocupados por las consecuencias del cambio climático. En 1982 se puso en funcionamineto la barrera del Támesis, un sistema de compuertas destinado a frenar este posible desbordamiento. No es esta la única referencia a un desastre climático o ambiental, la letra habla de una era galcial, de colapso, de cosechas que no prosperan…¡Vaya! Pues sí que es actual esta canción.

London calling  

London calling to the faraway towns
Now war is declared and battle come down
London calling to the underworld
Come out of the cupboard, you boys and girls

London calling, now don’t look to us
Phoney beatlemania has bitten the dust
London calling, see we ain’t got no swing
Except for the ring of that truncheon thing

The ice age is coming, the sun is zooming in
Meltdown expected, the wheat is growing thin
Engines stop running, but I have no fear
‘Cause London is drowning and I live by the river

London calling to the imitation zone
Forget it, brother, you can go at it alone
London calling to the zombies of death
Quit holding out and draw another breath

London calling, and I don’t wanna shout
But while we were talking I saw you nodding out
London calling, see we ain’t got no high
Except for that one with the yellowy eyes

The ice age is coming, the sun is zooming in
Engines stop running, the wheat is growing thin
A nuclear error, but I have no fear
‘Cause London is drowning and I, I live by the river

The ice age is coming, the sun’s zooming in
Engines stop running, the wheat is growing thin
A nuclear error, but I have no fear
‘Cause London is drowning and I, I live by the river

Now get this

London calling, yes, I was there too
And you know what they said? Well, some of it was true
London calling at the top of the dial
And after all this, won’t you give me a smile?
London calling

I never felt so much alike alike alike alike…

 PD.: Después de escribir este post he encontrado este artículo en otro blog que me parece muy interesante y muy de actualidad. Versa sobre la memoria histórica, García Lorca y, ¡como no!, Joe Strummer, cantante de The Clash.

http://folkcore.wordpress.com/2009/01/05/joe-strummer-y-la-memoria-historica-2/

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.