Joseph Blatter saca de banda

Sí, es cierto. Qué tipo tan gracioso. Después de su arrebato de “sinceridad” al confesar que el dinero no había tenido nada que ver en la elección de Rusia y de Qatar para los Mundiales de fútbol de 2018 y 2022, respectivamente, el buen hombre ha mostrado su lado más humano al bromear sobre lo que les puede pasar a los gays y lesbianas que se decidan a asistir al mundial de Qatar. ¡Qué gracioso!

(enlace a la noticia completa)

Qatar, un país de confesión musulmana y básicamente wahabbí (aunque no tan estricto como Arabia Saudí), no es precisamente el paraíso de la tolerancia hacia gays y lesbianas. Por eso me parecen unas declaraciones bastante discordantes con su mensaje acerca de “abrir nuevos territorios para el fútbol”; deben ser nuevos territorios geográficos ya que las aficiones también se pueden perder con actitudes así.

En su línea habitual, la FIFA se luce una vez más, para ello baste recordar el mundial de los despropósitos: Argentina 1978