Pacifismo


Poppy Day

Amapolas en Flandes

Como todos los años, en los primeros días de noviembre, los británicos comienzan a colocarse una pequeña amapola en su ropa. Una pequeña señal en recuerdo de los veteranos de la I Guerra Mundial (sí, de la primera) y, por extensión una forma de recordar a todos los veteranos. Estamos a muy pocos años de celebrar el centenario de una guerra que aun tiene un tremendo peso específico en la memoria de aquellas naciones que se vieron implicados en la misma.

No hace muchos días escribí en este blog acerca de la finalización del pago de las indemnizaciones de guerra por parte de Alemania, 91 años después del Tratado de Versalles. Se ha escrito muchísimo acerca del impacto psicológico de esta guerra, muchísimos escritores dejaron testimnio de ello: Robert Graves, Erich M. Remarque, Ernst Jünger, J.R.R. Tolkien… Influyó en el arte, buena prueba de ello son el Dadaismo o el Expresionismo alemán.

Boletín DADA

George Grosz: Metrópolis, 1917



En la actualidad algunos escritores, como Ken Follet con su La caída de los gigantes, se han propuesto recuperar este conflicto que tanto marcó a las sociedades europeas que se vieron involucradas en ella, no así a las que permanecieron al margen. Digo esto último tras leer, hace algunos días, un reportaje sobre la estancia de León Trotsky en Cádiz, poco antes del estallido de la Revolución de 1917. Y cómo manifestaba su sorpresa al ver que los periódicos gaditanos no se hacían eco de los acontecimientos que estaban teniendo lugar en Europa en esos momentos, aunque poco después él mismo se había acostumbrado a ese desinterés.

Lo cierto es que ya no queda nadie que viviese aquellos momentos que forjaron el futuro de Europa a sangre y fuego. No quedan veteranos que puedan transmitir personalmente el testimonio del horror, los últimos, ya centenarios, han ido falleciendo en estos años. Un ejemplo es el del último veterano inglés: Harry Patch, a quien dedicaron una canción los miembros del grupo Radiohead

Harry Patch

Harry Patch

I am the only one that got through

The others died where ever they fell

It was an ambush

The came up from all sides

Give your leaders each a gun and then let them fight it out themselves

I’ve seen devils coming up from the ground

I’ve seen hell upon this earth

The next will be chemical but they will never learn

Y el vídeo, como no



Menudo cartel

Menudo cartel

Ya ha llegado la hora de ver cine de denuncia social, y para eso nadie mejor que Costa Gavras. Esta semana vamos aver una película que encaja más o menos con el temario de la asignatura: Amen. Es una película que gusta y que disgusta por igual, que puede producir angustia, pero que, sobre todo, nosayuda a sacudir nuestras conciencias y a revisar nuestra actitud pasiva ante diversos acontecimientos de nuestra vida diaria.

No hay que ver esta película sólo como una denuncia de la pasividad de la jerarquía de la Iglesia Católica ante el Holocausto, sino como una metáfora de la actitud pasiva en general de los humanos ante la injusticia y la barbarie, ante el crimen y el abuso diario. Espero que así la veáis vostros y espero, de paso, que os guste.

 

Partamos de una premisa: el título de este post es una falacia, vamos que es una mentira mentirosa. Los Pink Floyd jamas estuvieron en esa batalla y, sin embargo, el efecto de la misma puede sentirse en su obra… al menos en la de uno de sus componentes, Roger Waters. En dicha operación militar falleció el padre de Waters, Eric Fletcher Waters, segundo teniente de la Compañía C del 8º Batallón del Regimiento de Fusileros Reales de la Ciudad de Londres. Esa muerte en combate tuvo lugar el 18 de febrero de 1944.

Cuando esto ocurrió Roger Waters sólo tenía cinco meses de edad; lo verdaderamente llamativo de la muerte de Fletcher Waters reside en su conciencia y militancia política. Previamente a la guerra se declaró abiertamente pacifista desde una perspectiva cristiana, fue declarado exento del servico militar al ser considerado objetor de conciencia; sirvió como conductor de ambulancias en Cambridge. Poco a poco fue oscilando hacia posturas más izquierdistas incluso hasta la militancia en el Partido Comunista Británico. Se volvió más antifascista y reconsideró su postura hasta el extremo de abandonar el pacifismo y luchar contra los nazis con las armas en la mano, para lo cual se alistó, y, como dije antes, falleció en combate, sin que fuese jamás encontrado su cadaver.

La de Anzio fue una de las batallas más duras del Frente del Mediterráneo o de la campaña de Italia durante la II Guerra Mundial. Tuvo lugar entre el 22 de enero y el 24 de mayo de 1944 y formaba parte del empeño aliado por alcanzar Roma lo más rapidamente posible. Tuvo lugar en paralelo a la batalla de Montecassino, donde murieron más de 54.000 soldados aliados y en torno a unos 20.000 soldados alemanes.

Todo esto viene a cuento de una de las canciones del album The final cut, del año1983; una de las obras más personales de Waters, lleno de contenidos antibelicistas, con letras abiertamente dirigidas contra la Guerra de las Malvinas. En dicho disco se incluye una canción empleada ya en el film The wall, When the Tigers broke free, en la que se hace una narración de la muerte del segundo teniente Fletcher Waters, cuando el alto mando británico se negó a que Fletcher y sus compañeros se rindiesen a un grupo de tanques Tigre alemanes.

When the Tigers broke free

  It was just before dawn
One miserable morning in black ‘forty four.
When the forward commander
Was told to sit tight
When he asked that his men be withdrawn.
And the Generals gave thanks
As the other ranks held back
The enemy tanks for a while.
And the Anzio bridgehead
Was held for the price
Of a few hundred ordinary lives.

And kind old King George
Sent Mother a note
When he heard that father was gone.
It was, I recall,
In the form of a scroll,
With gold leaf and all.
And I found it one day
In a drawer of old photographs, hidden away.
And my eyes still grow damp to remember
His Majesty signed
With his own rubber stamp.

It was dark all around.
There was frost in the ground
When the tigers broke free.
And no one survived
From the Royal Fusiliers Company C.
They were all left behind,
Most of them dead,
The rest of them dying.
And that’s how the High Command
Took my daddy from me.

Aquí el vídeo, para no perder la costumbre

Pd.: Al concluir este post he visto que a mi madre le sucedió algo parecido; su padre falleció en combate durante la Guerra Civil española en 1937, sin que hasta la fecha hallamos encontrado sus restos; en aquel entonces mi madre sólo tenía dos meses de edad, como Roger Waters mi madre jamás pudo conocer a su padre… Ni tampoco yo a mi abuelo.

Oficiales alemanes e ingleses en tierra de nadie, Navidad de 1914

Oficiales alemanes e ingleses en tierra de nadie, Navidad de 1914

He escrito sendas entradas sobre dos canciones pop que versan sobre la I Guerra Mundial, Sting y The Farm, en estilos diferentes, se ocuparon de este conflicto en sus canciones Children’s crusade y All together now, respectivamente. Y, sin embargo, voy yo y me olvido del precursor; a finales de 1983, Paul McCartney lanzó un album titulado Pipes of peace (juego de palabras, puede significar tanto gaitas de la paz como pipas de la paz, el calumet de los indios americanos). En esta canción, McCartney, como The Farm en la suya, recuerdan la tregua de la Navidad de 1914; cuando soldados ingleses y alemanes confraternizaron en tierra de nadie e incluso llegaron a disputar partidos de fútbol. El vídeo de esta canción es bastante explícito, describe en algo más de tres minutos esa anómala situación en la que dos ejércitos enfrentados dejan las armas y comparten un ilusorio momento de paz y fraternidad.

 No nos podemos olvidar de la letra

The pipes of peace

 I light a candle to our love,
In love our problems disappear.
But all in all we soon discover
That one and one is all we long to hear.

All ’round the world,
Little children being born to the world.
Got to give them all we can ’til the war is won,
Then will the work be done.

Help them to learn (help them to learn)
Songs of joy instead of burn, baby, burn.
Let us show them how to play
The pipes of peace,
Play the pipes of peace.

Ooh-ooh-ooh-ooh,
Ooh-ooh-ooh.

Help me to learn
Songs of joy instead of burn, baby, burn,
Won’t you show me to play (how to play)
The pipes of peace, (pipes of peace)
Play the pipes of peace

Ooh-ooh-ooh-ooh.

What do you say? (what do you say?)
Will the human race be run in a day? (in a day?)
Or will someone save this planet we’re playing on?
Is it the only one?

What are we gonna do?

Help them to see (help them to see)
That the people here are like you and me. (like you and me)
Let us show them how to play (how to play)
The pipes of peace, (pipes of peace)
Play the pipes of peace.

Ooh-ooh-ooh-ooh.

I light a candle to our love,
In love our problems disappear.
But all in all we soon discover
That one and one is all we long to hear.

 Bueno, espero que perdonéis este despiste, pero, entededme Paul McCartney me ha ido cayendo peor con el paso de los años y cada vez me resulta más pelmazo (no pongo en duda su calidad musical). Donde se pongan The Beatles

¡Hasta pronto!

                Hace varios días os pedía una tarea extra. Se avecina el 30 de enero, el Día Escolar de la Paz y la No Violencia. La fecha en que se conmemora el asesinato de Mahatma Gandhi. Con ese motivo os pedía un power point por equipos dedicado a glosar la biografía, la personalidad o la trayectoria vital de un personaje ligado al pacifismo. No puedo exigir algo así si previamente yo no doy ejemplo. Así que, he seleccionado mi personaje, mi tema y aquí va ahora. Eso sí, no tiene la forma de un power point, sino algo muy diferente.

Pride –In the name of love es el nombre de una canción de U2 (estos sí que están entre mis favoritos), del álbum The unforgettable fire . Irlandeses, comprometidos (unos más que otros) y muy grandilocuentes las más de las veces. Esta canción alude a un personaje muerto hace  casi 41 años y, sin embargo, un personaje que, estos días, está muy presente. Esta canción habla de un hombre asesinado una mañana en Memphis el 4 de abril de 1968, un hombre que perdió su vida pero no su orgullo.

Esa mañana un disparo cruzó el cielo de esta ciudad del estado de Tennesse y mató al Reverendo Martin Luther King. Este hombre, doctor en Filosofía a los 26 años, ministro de la Iglesia Baptista, había ganado el Premio Nobel de la Paz en octubre de 1964. King fue un verdadero revulsivo en los Estados Unidos de finales de los cincuenta y de buena parte de los años sesenta del siglo XX. Fue un defensor de las filosofías de la no violencia y de la desobediencia civil (justo en la misma línea de Gandhi).

La No Violencia y la Desobediencia Civil

En la Carta de la prisión de Birmingham escrita el 16 de abril de 1963, Martin Luther King decía que sin acciones directas y fuertes como la que él lideraba, los derechos civiles no se conseguirían nunca. Escribió también que esperar ha significado casi siempre nunca y afirmaba que la desobediencia civil no está solamente justificada frente a una ley injusta, sino también que “cada uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas”.

Hasta el final de su vida, Martin Luther King se opuso a la radicalización y a la violencia preconizada por el Black Power y subraya que “los motines no arreglan nada” y consideraba este medio como ineficaz:

“Si decimos que el poder es la capacidad de cambiar las cosas o la capacidad de conseguir sus objetivos, entonces no es poder involucrarse en una acto que no los consigue: esto sea cual sea el ruido que hagáis y el número de cosas que queméis”.

 Para él, una guerrilla como la del Che Guevara era una “ilusión romántica”. King prefiere la disciplina de la desobediencia civil que define no solamente como un derecho sino también como un homenaje a una energía democrática no explotada. Remarca la similitud de su lucha con la de Jesús:

“La opinión pública le daba la espalda. Decían que era un agitador. Utilizaba la desobediencia civil. Rechazaba los mandatos de la ley”.

Para King, la no violencia no es solo justa sino indispensable, porque por muy justa que sea la causa de origen, la violencia significa el error y el ciclo de venganza de la Ley del Talión y él defendía la ética de la reciprocidad:

“La última debilidad de la violencia es que es una espiral descendente, engendrando lo mismo que busca destruir. En lugar de debilitar el mal, lo multiplica. Utilizando la violencia, vosotros podéis matar al mentiroso, pero no podréis matar la mentira, ni restablecer la verdad. Utilizando la violencia, podéis asesinar al rencoroso, pero no podréis matar el odio. De hecho, la violencia hace simplemente crecer el odio. Y esto continúa. Devolver el odio por el odio multiplicado al odio, añadiendo una oscuridad todavía más profunda que una noche sin estrellas. La oscuridad no puede esconder la oscuridad: sola la luz puede hacer esto. El odio no puede esconder el odio: solo el amor puede hacer esto…”

 Después de varios intentos frustrados  King encabezó una marcha sobre Washington DC el 28 de agosto de 1963. Al concluir esa marcha, con el monumento a Abraham Lincoln a sus espaldas y con cientos de miles de personas esperando oír sus palabras, Martin Luther King pronunció unos de los discursos más repetidos y recordados de la historia, no sólo de la de los EE.UU. sino de toda la Historia Contemporánea. Aquí incluyo un video de este memorable momento.

Por último no podía cerrar este post con una breve explicación y una propina. La breve explicación es para recordaros que para muchos en EE.UU. Obama representa la superación de las ansias de igualdad de King; al fin se habría superado el racismo en los EE.UU. La propina no es otra que la letra de la canción de U2 y el correspondiente vídeo.

 

 

Pride – In the name of love

 

One man come in the name of love
One man come and go
One come he to justify

One man to overthrow

In the name of love
What more in the name of love
In the name of love
What more in the name of love

One man caught on a barbed wire fence
One man he resist
One man washed on an empty beach.
One man betrayed with a kiss

In the name of love
What more in the name of love
In the name of love
What more in the name of love

(nobody like you…)

Early morning, April 4
Shot rings out in the Memphis sky
Free at last, they took your life
They could not take your pride

In the name of love
What more in the name of love
In the name of love
What more in the name of love
In the name of love
What more in the name of love…

 

 

 

 

 

Que os gusten. Espero vuestros power points

  

En la entrada anterior hablaba de la visión de la Primera Guerra Mundia que nos aportaba una canción de Sting, hoy recupera el asunto del 1º conflicto mundial con otra canción, más o menos de la misma época, pero con un tratamiento diferente. Se trata de la canción All Together Now (nada que ver con la de The Beatles, de igual título). Esta es del grupo, también de Liverpool, The Farm de su album Spartacus, a diferencia del tema de Sting en esta canción se habla de varios de las preocupaciones principales de este grupo: socialismo, fraternidad y fútbol.

Su letra toma la inspiración de un acontecimiento muy particular: la Tregua de la Nochebuena de 1914; cuando se produjeron varios “alto el fuego” no oficiales entre las tropas aliadas y las tropas alemanas a lo largo del frente occidental. Algo que volvió a suceder en la Navidad de 1915 y en la Semana Santa de 1916; aunque en este último caso tuvo lugar en el frente oriental. Musicalmente este tema como melodía de fondo el Canon de Pachelbel.

La portada del single mostraba a una figurilla de subbuteo ataviada como un soldado inglés de la II Guerra Mundial empuñando una ametralladora Bren. All together now! (¡Ahora todos juntos!) Era el grito con el que los soldados se lanzaban al ataque desde las trincheras; con la particularidad de que en el estribillo de la canción también se dice In no man’s land (en la tierra de nadie), es decir, en el espacio que quedaba entre las propias posiciones y las del enemigo, el peor de los sitios si uno caía herido.

clip_image002

Remember boy that your forefather’s died
Lost in millions for a country’s pride
Never mention the trenches of Belgium
When they stopped fighting and they were one

 

A spirit stronger than war was at work that night
December 1914 cold, clear and bright
Countries’ borders were right out of sight
They joined together and decided not to fight

All together now, all together now
All together now in no man’s land (together)
All together now (all together), all together now (all together)
All together now (together, together)
In no man’s land (together, together)

The same old story again
All those tears shed in vain
Nothing learnt and nothing gained
Only hope remains

All together now, all together now
All together now in no man’s land (together)
All together now (all together), all together now (all together)
All together now in no man’s land (together)
All together now (all together now), all together now (all together now)
All together now (together, together)
In no man’s land (together, together)

The boys had their say, they said no (all together now)
Stop the slaughter, let’s go home
Let’s go, let’s go (all together now)
Let’s go (all together now), let’s go home
All together now (together, together)
In no man’s land (together, together)
All together now (all together now), all together now (all together)
All together now (together, together)
In no man’s land (together, together

 

Y para no perder las buenas costumbres ahí va también el video, bastante bueno, por cierto.

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.