Novelas e Historia


Arrecian las críticas, sube el tono de las protestas, pero como alguien dijo alguna vez: “Ladran, luego cabalgamos”. Después de dos películas en blanco y negro, después de dos comedias clásicas, una referida al ascenso del nazismo y otra a la guerra fría, ahora nos pasamos al color más rabioso, a la acción más furibunda y a un futuro distópico.

Portada de la novela gráfica de Alan Moore

Portada de la novela gráfica de Alan Moore

 Esta película está basada en la novela gráfica del mismo título dibujada por Alan Moore, autor también de Watchmen, de próximo estreno. ¿Qué tiene que ver esta película con la asignatura Historia del Mundo Contemporáneo? Aun cuando pueda parecer que no tiene mucha relación con nuestra materia. La razón está precisamente en ese palabro tan raro que he usado al principio de la entrada: Distopía.

Esta película retrata un futuro posible, donde se nos muestra una Inglaterra convertida en un estado totalitario; toma como punto de partida la conspiración de la pólvora, ocurrida en 1605 y en la que un grupo de católicos fueron detenidos y ejecutados por intentar destruir el Parlamento del Reino Unido con el objetivo de matar al rey Jacobo I y acabar así con las persecuciones religiosas. La trama tiene lugar en un futuro ficticio y muestra a V, un combatiente por la libertad que se oculta bajo una máscara de Guy Fawkes y que persigue la destrucción de este estado fascista ubicado en Inglaterra.

Tenéis otros ejemplos de distopías literarias en 1984, de George Orwell o en Un mundo feliz, de Aldous Huxley, o también en una de las novelas que más me han gustado en los últimos años Patria, de Robert Harris, si bien, esta última está considerada una ucronía. En todas ellas tenemos estados totalitarios que oprimen e idiotizan a las masas. Estas novelas y películas juegan a eso que nos gusta hacer de vez en cuando cunado nos preguntamos “¿Qué hubiese pasado si…?”. Este juego es una actividad muy interesante que algún día pondremos en práctica. Y no os engañéis, hacerlo implica tener conocimiento muy profundos de la materia.

Bueno, me estoy enrrollando. En los próximos día colgaré la ficha de la película y las actividades relacionadas con la misma. El que quiera y lo encuentre que se vaya leyendo la novela gráfica. Os dejo un video para ir abriendo boca.

Por cierto, a ver quién me hace un discurso igual, todito todo con la letra V. Aquí abajo la transcripción:

¡Voilà! A primera vista un humilde veterano de vodevil en el papel de víctima y villano por vicisitudes del destino, este “visage”, ya no más velo de vanidad, es un vestigio de la vox populi ahora vacua desvanecida. Sin embargo, esta valerosa visión de una extinta vejación se siente rediviva y ha hecho voto de vencer el vil veneno de estas víboras en avanzada que vela por los violentos viciosos y por la violación de la voluntad. El único veredicto es venganza, vendetta, como voto, y no en vano, pues la valía y veracidad de ésta un día vindicará al vigilante y al virtuoso. La verdad, esta vichysoisse de verborrea se está volviendo muy verbosa. Así que solo añadiré que es un verdadero placer conocerte y que puedes llamarme V”.

 

 

 

Berlin noir

Berlín noir

 Hace poco no pude evitar acordarme de uno de mis profesores en la facultad, José Luis Millán Chivite, quien ya nos dejó hace algunos años. Él solía decirnos que leyéramos menos manuales y más periódicos y novelas. La verdad es que esto nos lo tomábamos con cierto escepticismo, pero con muchas ganas, porque ¿a quién le amarga un dulce? Elegid vosotros ¿un tocho insoportable de manual o una novela que leer de un tirón?

  ¿Por qué me acuerdo de éste profesor ahora? Ya han pasado más de dieciséis años desde que aprobé su asignatura y dejó de ser mi profesor. Su consejo me viene ahora a la memoria y al blog, por una novela, o mejor aun por toda una serie de novelas: Berlín noir la serie de novelas de Philip Kerr, protagonizada por el detective Bernie Gunther.

No soy muy aficionado a la novela negra y sólo dos excepciones me hacen llevarme la contraria a mi mismo (los dos suecos, por cierto: Henning Mankell y Stieg Larsson), pero cuando leía una crítica de Jacinto Antón en Babelia acerca de esta serie no tuve más remedio que hacerme con la primera de ellas. Se trataba de Violetas de marzo, una lectura que no me duró más de tres días y que para desgracia de mi sufrida economía me obligó a buscar días después Pálido criminal…y después Requiem alemán, y acabé, por fin (y porque no hay más ), con Unos por otros. Estas novelas están protagonizadas por un detective al uso, ex policía, Bernie Gunther, es un tipo duro, en algunos momentos quizá demasiado, exento quizás de la ironía de sus homólogos norteamericanos, sin embargo, éstos no tuvieron que enfrentarse a la jerarquía del NSDAP, el Partido Nazi alemán.

El autor enhebra su ficción con hechos reales y con los acontecimientos políticos (y bélicos) de esos años, la serie resulta interesante más que por las tramas propiamente dichas, por el contexto histórico en que sucede. De la mano del investigador tenemos oportunidad de acercarnos a buena parte de la jerarquía del nazismo, y darnos una idea de sus costumbres y peculiaridades. La serie comienza (Violetas de marzo) en los días en que se celebraban los juegos olímpicos en Berlín, aquellos en los que un atleta negro, Jesse Owens, puso en entredicho la superioridad de la raza aria y concluye en los primeros años de la guerra fría (Unos por otros). Se avanza y se retrocede y en cierta manera se soslayan aspectos del pasado de Gunther, creo que intencionadamente, con la idea de que seamos nosotros mismos quienes tratemos de ver el grado de identificación de éste con el partido nazi.

La serie muestra la evolución que seguirá la sociedad  alemana a lo largo de los años que pervivió el régimen nazi. Vemos como se van iniciando las persecuciones de judíos, la represión de las ideas políticas contrarias al nazismo, el poder creciente de las SS., y la progresiva postergación y eliminación de las SA. En esos años también Bernie Gunther termina colaborando con las fuerzas nazis, forma parte de un Einsatzgruppe en Ucrania y participa en el exterminio de los judíos de esa región. Por el camino quedan intrigas que construyen un andamiaje perfecto para adentrarnos en lo que no es menos interesante: el conocimiento de la sociedad alemana del nazismo y la II Guerra Mundial.

Cuando leí estas cuatro novelas me di cuenta de que con ellas había aprendido más sobre esos temas que con buena parte de la bibliografía histórica. Creo que ahora se enriende mejor aquel consejo de mi profesor de la facultad.

Pd.: Gracias a Jose, de Ubi Sunt, por recordarme a Gunther y sus aventuras. Espero que mis alumnos sepan apreciar también las aventuras de este detective cínico y mujeriego. Por cierto, ya hay una quinta novela en inglés, a ver por donde sale… ¿Quizá en Argentina durante la posguerra?

 

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.