Falsificaciones históricas


Stalin tenía a su servicio manipuladores de la realidad: modificaban imágenes (antes de la invención del Photoshop) reescribían textos, hacían desaparecer documentos, en definitiva, alteraban el pasado para obtener a cambio un presente que se ajustase a sus designios. Desde la literatura esto fue narrado por George Orwell en su novela 1984.

Los dictadores siempre se salen con la suya

La Real Academia de la Historia ha acometido, desde 1999 una obra descomunal: el Diccionario Biográfico Español (DBE). Para poder llevar a cabo esta obra, la Academia ha recibido una interesante y cuantiosa financiación por parte de los gobiernos que se han sucedido desde ese año (Aznar y Zapatero). Después de la expectación y de la admiración generada por su presentación han surgido las primeras reacciones, para ello sólo había que buscar alguna de las biografías contenidas en la obra. La mejor piedra de toque no podía ser otra que…¡Tachán, tachán! Franco

Sí, amiguitos, y como era de esperar las sorpresas estaban a la vuelta de la página: Franco no fue un dictador, eso, al menos, afirma el encargado de su biografía en el DBE, el medievalista Luis Suárez Fernández. Estupenda modificación de la Historia que, nos conduciría a una no menos estupenda realidad alternativa, sobre todo teniendo en cuenta que el DBE nace para convertirse en una obra referencia fundamental. Esa es la Historia que estudiarán nuestros hijos.

Como dijo Orwell: “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”.

Entrada sobre Franco en DBE

La polémica, revista de prensa:

ABC; El Mundo; El País; Público y Libertad Digital (van por libre)

Este fin de semana he ido a ver Megamind, y me lo he pasado bastante bien, iba acompañado de dos estupendos críticos de cine: Julia, de siete años y Pablo, de nueve (la idea de este post es de Pablo). Dejando aparte la trama, bastante divertida y con ganas de acabar con los estereotipos de superhéroes al uso, me ha llamado la atención algún que otro guiño a la realidad más cercana en el tiempo. Y lo hace en forma de adaptación de un icono de nuestros días, si no lo creéis comparad:

Antes que nada un pequeño aviso: ya tenéis a vuestra disposición el cuestionario de Amén. Podéis descargarlo, como siempre, desde este blog (Actividades y otros asuntos) o desde la página del IES. 

Rosenthal, el ojo de la guerra

Rosenthal, el ojo de la guerra

Ahora, el Estreno semanal, una de guerra diferente, de eso se trata, de ver cine diferente. Ahora nos vamos a la guerra, a la II Guerra Mundial, al Pacífico, en una de sus últimas batallas, la de Iwo Jima. Vamos a ver la importancia de la imagen y de su falsificación. Nunca, como en este caso, podemos afirmar con rotundidad que una imagen vale más que mil palabras.

¿Qué os parece? Aquí no sólo es falsa la foto, también el contenido del artículo de portada

De muerto estaba más joven que ahora

De muerto estaba más joven que ahora

Y al noveno día regresó”.

Siento mucho haber descuidado tanto tiempo el blog, pero las obligaciones al final de los trimestres se multiplican y, bueno, he abandonado un poco esta tarea.

Hoy en clase os he mandado un análisis y comentario de fotos trucadas en la antigua URSS durante el estalinismo, una tarea bastante meritoria en tiempos en los que el photoshop sólo era ciencia ficción. Os traigo aquí un ramillete de fotos trucadas en las que, generalmente, las víctimas eran los posibles rivales de Stalin. Y recordad la máxima, en este caso de George Orwell:

Quien controla el pasado controla el futuro”

 

¡Tururú! (No está trucada, pero es mi favorita)

¡Tururú! (No está trucada, pero es mi favorita)

Bien, como en toda historia, lo mejor es comenzar por el principio. Retrocedamos al año 1917 en plena revolución.

urss_truco_07

urss_truco_08

En la imagen superior, la original, se puede leer (quien sepa ruso) en el cartel de la tienda: “Relojes, oro y plata”; en la imagen superior, en cambio, la leyenda está más de acuerdo con los principios de la revolución: “Lucha por tus derechos”.

Saltamos al segundo aniversario de la Revolución, 1919.

urss_truco_04

urss_truco_05

¡Tachán! Trotsky desapareció. La segunda foto está realizada a partir de 1925, justo después de la caída en desgracia de Liev Trotsky. Stalin ya estaba en el poder y había que borrar cualquier indicio, huella o recuerdo de la cercanía de su rival con Lenin, sólo Iosiff Stalin podía ser su heredero.

1920, en plena guerra civil y durante el enfrentamiento contra Polonia, Lenin arenga a las tropas y a las masas frente al Teatro Bolshoi de Moscú.

 urss_truco_03

urss_truco_02

¡Tatachán,tatachán! Vuelve el hombre invisble: Liev Trotsky, o mejor dicho, desaparece de nuevo en la segunda de las fotos, también retocada después de su caída en desgracia 

1930, un ejemplo más de la paranoia estalinista

urss_truco_13

urss_truco_14

En la imagen superior un transeunte parece indicarle una dirección a Stalin, en la imagen inferior ya no hay nadie cerca de Stalin: ¿quién podría osar indicar ninguna dirección al “gran lider”?

1940

urss_truco_15

urss_truco_16

En las dos versiones Stalin camina junto al canal Moscú-Volga, sin embrgo, en la imagen inferior a Nikolai Yezhov se lo ha tragado la tierra (o el canal, si lo preferís). Las purgas alcanzaban a todos, incluso al que había sido dirigente del NKVD.

 PAra el final ha quedado una imagen histórica que, como diría el gran profeta Chiquito de la Calzada, tiene mas trucos que una película de chinos.

Mayo de 1945, Berlín, los soviéticos han conquistado Berlín y ondean la bandera roja sobre el tejado del Reichstag, ¡de verdad? Veamos:

urss_truco_11

Cielo sin humo, apariencia de clam. Un soldado ondea la bandera roja y un oficial ¡ojo!, con dos relojes de pulsera en la muñeca, le ayuda. Eso no estaba bien, según las autoridades soviéticas aun se combatía en Berlín y sus soldados no robaban y además respetaban a la población civil (¡ja! Que se lo pregunten a las alemanas). Así que a trucar se ha dicho: un poco de humo por aquí,  el resultado:

Le drapeau de la victoire

 Pero el humo no era muy dramático y los relojes seguían ahí y la gente se hace preguntas y las respuestas no suelen ser muy positivas para los defensores de Stalin, así que a ennegrecer el humo, a borrar los relojes. Mucho mejor ¿verdad?

urss_truco_10

Sin embargo, la verdad siempre sale a la luz y desenmascara al mentiroso cuando menos éste lo espera. Yevgeni Jaldei, el fotógrafo ucraniano que tomó esta emblemática imagen, realizó otras tomas desde diferentes ángulos y, en una de ellas se ve con claridad que no había combates, que la gente andaba tranquila por las calles y que, en realidad, esta foto fue un posado.

Posando para la posteridad

Posando para la posteridad

 Como esta otra de Joe Rosenthal (que no era soviético) también posada:

Las barras y estrellas ondeando sobre Iwo Jima

Las barras y estrellas ondeando sobre Iwo Jima

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.