Economía capitalista


He vuelto. Se acabaron los preámbulos.

Cuando este blog aun estaba arrancando (7 de junio de 2012) me dio por escribir un largo post acerca de la piratería en el Índico. Reconozco que cuando lo hice me dejé llevar por mis propias aficiones dentro del campo de la investigación histórica. Lo cierto es que las opiniones que vertí desencadenaron un cierto debate. Ahora, bastante tiempo después me encuentro con esta referencia en uno de los blogs del diario El País y veo que no andaba muy desencaminado cuando dije lo que dejé aquí escrito.

Creo que muchas veces nos dejamos llevar por el tráfago de las noticias, deslumbrados por una afirmación contundente que muchas veces, también, oculta una realidad más poliédrica. Y con respecto a las afirmaciones contundentes no perdáis de vista la archimanida frase de Goebbels

Una mentira mil veces repetida….se transforma en verdad

 

Consejo Europeo febrero 2011

Sin comentarios.

Eso, al menos, debieron pensar los productores de Los Simpsons al ver el resultado de la obra que Banksy había hecho para los créditos iniciales de un capítulo de su serie.

Para los legos creo que antes habría que aclarar quién es Banksy, se trata de un artista del graffiti británico del que se desconoce cualquier otro dato sobre su identidad. su obra está considerada entre las mejores del mundo, siendo un artista bastante cotizado hoy día.

Atraídos por el hecho de que un importante artista urbano contemporáneo diseñase algo para su serie, los productores de Los Simpsons aceptaron que Banksy diseñase los créditos iniciales de uno de los capítulos. Y el resultado les debió doler especialmente, ya que en esos créditos iniciales se hacía una más que clara crítica a una de las prácticas habituales de las grandes multinacionales: el Outsourcing o Externalización, ese palabro tan tremendo que hemos visto alguna vez en clase en los últimos temas de Historia del Mundo Contemporáneo (La globalización) o en las clases de Economía.

La práctica que llevan a cabo las grandes corporaciones y las empresas de gran tamaño en un afán de abaratar costes, al desplazar parte o toda la producción a terceros países sonde los costes de mano de obra son más bajos o donde las medidas de control medioambietal están “más relajadas”.

Esa misma práctica levan haciéndola con la popia serie en cuestión: todo el proceso de animación se realiza en Corea del Sur, y ese elemento aparece en un sentido muy crítico en esos casi dos minutos que Banksy ha realizado para la cabecera de mi serie favorita.

 

En ese sentido no es elprimero, ya lo hizo Guy Delisle en su libro Pyongyang, e incluido en la lista de lecturas para clase de los cursos pasados. Delisle pasó algún tiempo en Corea del Norte como supervisor de series de dibujos animados occidentales que se animaban en dicho país.

Creo que lo que han hecho Banksy y, en su momento, Delisle debe hacernos recapacitar y reflexionar sobre esa tremenda práctica de las grandes corporaciones [la externalización] y que algunos hemos sufrido de un modo más o menos directo en nuestras carnes.

Se que este post no va a pasar inadvertido; tengo claro que lo que voy a decir no a a gustar mucho. Pero por lo que he visto hoy en la prensa, no creo ser el único que lo piensa.

Somalia esquilmada

Hace ya algún tiempo escribí aquí mismo que buena parte de los que llamamos piratas somalíes no eran tales, sino la respuesta autóctona y rudimentaria contra aquellos que esquilman y contaminan sus mares.

Las flotas pesqueras de Europa (la mayor de todas es la española), Japón, Taiwan y otras naciones están agotando los recursos pesqueros de África, contaminando sus mares o abandonando buques inservibles en sus costas a cambio de ayudas de miseria o… de nada, como en el caso de Somalia.

Entonces ¿por qué llamar piratas a quienes nada tienen? ¿Por qué llamar piratas a quienes tratan de saciar su hambre desafiando a los representantes del capitalismo más salvaje? Nuestra forma de vida provoca, cada día más, respuestas como la de Somalia: los hambrientos del mundo se alzan contra la bestia depredadora y nuestra forma de resolver la situación no es otra que la de destacar fuerzas navales contra ellos.

Playa de Beira, Mozambique

¡Ah! Y que quede claro, estoy seguro de la existencia de piratas que atacan a pesqueros, cargueros y yates, pero no todos esos que llamamos piratas lo son realmente.

Quizás algunos de ellos estén entre nosotros…

Pesquerías de África Occidental

 

Ahogados por el petróleo

Ahogados por el petróleo

Juan Pablo Pérez Alfonzo, ministro de petróleo de Venezuela en la década de los 60 y uno de los fundadores de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), fue el primero en llamar la atención sobre la maldición del petróleo. Creó el término “Excremento del Diablo” para referirse al petroleo y al efecto que este tiene sobre el manejo de las economias de países que poseen este recurso natural. Desde entonces, la idea de Pérez Alfonzo ha sido rigurosamente probada – y confirmada – por una serie de economistas y científicos políticos. Se ha comprobado, por ejemplo, que desde 1975 (en los años de la crisis del petróleo) las economías de los países ricos en recursos han crecido a un ritmo más lento que los países que no dependen de la exportación de minerales y materias primas. Y cuando hay crecimiento impulsado por los recursos, rara vez éste produce beneficios a los aspectos sociales (un claro ejemplo lo tenemos en Guinea Ecuatorial, donde los beneficios del petróleo sólo redundan en el presidente Obiang y su entorno más cercano).

Esto viene a cuento de un estupendo artículo de Moisés Naím publicado el pasado sábado 17 en el diario El País y que os incluyo aquí, muy recomendable, especialmente para los que tiene la optativa de Economía.

El excremento del diablo

Me encontré con este vídeo trasteando por ahí. Annie Leonard me ha dejado sin palabras. Daría mi brazo izquierdo por ser capaz de sintetizar conocimentos de esta manera, por ser capaz de explicar con esa claridad y concisión  y, sobre todo,  porque mi mensaje calara en vosotros como yo creo que va a calar este vídeo. Disfrutadlo y, sobre todo, reflexionad sobre lo que veréis y oiréis. Y luego visitad su página web.

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.