¿Qué sería de nosotros sin no fuese por estos dos individuos? (Vale, se me ocurren muchas respuestas) Pero hacen falta tipos así para no aburrirnos: Kim Jong Il y Mahmud Ahmadineyad. El problema reside en el tipo de distracción que estos dos tipos proponen.

(Aquí os pongo unos vídeos para que conozcáis su versiones “chanantes”)


Por una parte, el inefable presidente de Irán, Ahmadineyad, crea un portal para todos los admiradores del nazismo, en el que, entre otras lindezas, se puede negar el holocausto con toda tranquilidad, no hay problema a la respecto (nazis del mundo, ya tenéis donde disfrutar con vuestras tristes y deplorables nostalgias, el problema es que está en farsí). [Que ya tiene bemoles que un persa reivindique el nazismo y sus crímenes]

Por otro lado, el Amado Líder no quiere que el resto del mundo, y en especial Corea del Sur, olvide que sólo él es el verdadero Doctor Maligno, y por eso cañonea de vez en cuando a sus vecinos del sur y pone en entredicho el Armisticio de 1953.

Ahmadineyad y Kim Jong Il, “diversión” asegurada

Advertisement