Se que este post no va a pasar inadvertido; tengo claro que lo que voy a decir no a a gustar mucho. Pero por lo que he visto hoy en la prensa, no creo ser el único que lo piensa.

Somalia esquilmada

Hace ya algún tiempo escribí aquí mismo que buena parte de los que llamamos piratas somalíes no eran tales, sino la respuesta autóctona y rudimentaria contra aquellos que esquilman y contaminan sus mares.

Las flotas pesqueras de Europa (la mayor de todas es la española), Japón, Taiwan y otras naciones están agotando los recursos pesqueros de África, contaminando sus mares o abandonando buques inservibles en sus costas a cambio de ayudas de miseria o… de nada, como en el caso de Somalia.

Entonces ¿por qué llamar piratas a quienes nada tienen? ¿Por qué llamar piratas a quienes tratan de saciar su hambre desafiando a los representantes del capitalismo más salvaje? Nuestra forma de vida provoca, cada día más, respuestas como la de Somalia: los hambrientos del mundo se alzan contra la bestia depredadora y nuestra forma de resolver la situación no es otra que la de destacar fuerzas navales contra ellos.

Playa de Beira, Mozambique

¡Ah! Y que quede claro, estoy seguro de la existencia de piratas que atacan a pesqueros, cargueros y yates, pero no todos esos que llamamos piratas lo son realmente.

Quizás algunos de ellos estén entre nosotros…

Pesquerías de África Occidental