¡Pffffff! ¡Vaya pregunta que me plantea Marcos Pastrana! Después de dos años oyéndome hablar de piratas para acá, piratas para allá, y, sobre todo, después de leer el post sobre los “piratas” somalíes me pide que diga cuál es mi peli favorita de piratas y por qué.

Y me pilla con la guardia baja y casi sin argumentos. Pero creo que es hora de lanzarnos ¡al abordaje!

Más que de pelis de piratas voy a hablar de aquellas en las que el enfrentamiento bélico o la aventura iniciática se desarrolla en la mar. Ahí va mi lista de preferidas, estar arriba o abajo no quiere decir gran cosa. No obstante comenzaré colocando al frente de todas ellas la que me parece mejor, la más completa y la que más me gusta:

¡Al abordaje!

Master and Commander. Al otro lado del mundo (2003), dirigida por Peter Weir. Me gusta porque está basada (fielmente) en las novelas de Patrick O’Brian, un profundo conocedor (y divulgador de la Royal Navy en tiempos de Nelson), el periodo histórico en el que me especialicé al acabar la carrera y hacer la Tesis Doctoral, que, como recordaréis, va de piratas y corsarios.

Aquí va un vídeo del final de la película donde el capitán Jack Aubrey y el doctor Stephen Maturin interpretan una magnífica pieza de Boccherini con el contraste de una tripulación que está en pleno zafarrancho de combate, dispuesto a perseguir a la fragata francesa (norteamericana en la novela original).

Ahora, el resto de mi lista:

Capitanes intrépidos (1937), de Victor Fleming, con Spencer Tracy y Freddy Bartholomew, basada en una novela de Rudyard Kipling; una historia de pescadores en las islas Azores.

Das Boot (1981), dirigida por Wolfgang Petersen, la angustiosa historia de un submarino alemán y su tripulación  durante la Segunda Guerra Mundial.

El hidalgo de los mares (1951), de Raoul Walsh, con un estupendo Gregory Peck poniéndole cara al capitán Horatio Hornblower, el personaje de Cecil Scott Forester; aunque, como en todas sus novelas, los españoles salimos bastante mal parados.

La isla del tesoro (1950), dirigida por Byron Haskin, una de las diferentes adaptaciones de la impagable novela de Robert Louis Stevenson. He elegido esta versión porque fue la que vi de niño y es la que se ha quedado para siempre en mi retina, a pesar de existir una de 1970 con Orson Welles haciendo de Long John Silver. Pese a todo, el vídeo corresponde a la versión más increíble de todas, la de los Teleñecos

Rebelión a bordo (1935), de Frank Lloyd; con un estupendo Charles Laughton haciendo de Capitán Bligh y un no menos estupendo Clark Gable en el papel de Fletcher Christian.

El temible burlón (1952), de Robert Siodmak. Donde Burt Lancaster interpreta al pirata rojo, un individuo que pone en jaque tanto a las autoridades españolas como a las británicas en el Caribe. Es una revisión en clave de comedia de viejos filmes de piratas de Errol Flynn y Douglas Fairbankspor cierto, contiene alguna escena que se repetirá en las películas de la serie Piratas del Caribe.

Bajo diez banderas (1960), dirigida por Diulio Coletti, de nuevo Charles Laughton. El buque corsario de la Kriegsmarine alemana Atlantis siembra el pánico entre los mercantes aliados al camuflarse como uno de ellos.

La caza del Octubre Rojo (1990), de John McTiernan, basada en una novela de Tom Clancy, no es un escritor que me guste, para mi gusto es demasiado belicista ; no obstante, la película me parece un entretenimiento bastante bueno, con una banda sonora bastante apreciable, enmarcada dentro de un subgénero con vida propia, como es el cine de submarinos.

Y cierro mi lista (en la que he olvidado u obviado a un montón de buenas películas) con la saga que está llamada a convertirse en un clásico con el paso de los años: Piratas del Caribe (2003, 2006 y 2007), o cómo una atracción de parque temático puede dar lugar a tres películas bastante entretenidas; con el genial Johnny Depp bordándolo como Jack Sparrow (o como decimos mis hijos y yo mismo: Juanito Gorrión).

No se si haré satisfecho tu curiosidad, Marcos, pero esta es más o menos mi lista de favoritas, o al menos la lista de las que, como dije antes acerca de La isla del Tesoro, se han quedado grabadas en mi retina para siempre

Advertisement